OdP-blanco

REGISTRO DE
POETAS 

ROSABETTY MUÑOZ / FLORENCIA SMITHS / SOLEDAD FARIÑA / DANIELA CATRILEO / ALEJANDRA GONZÁLEZ CELIS / VICTORIA RAMÍREZ / LAS BICHAS, CAMILA SULLIVAN Y ARIEL INOSTROZA / GLORIA DÜNKLER / VERÓNICA JIMÉNEZ / JULIETA MARCHANT / CONSUELO MARTÍNEZ / CARMEN AVENDAÑO / ROXANA MIRANDA RUPAILAF / MACARENA URZÚA / DAMSI FIGUEROA / GLADYS GONZÁLEZ

Proyecto de experimentación poético-musical que busca fusionar ambas disciplinas en un repertorio que se inscribe como propuesta en la tradición de las vanguardias de música y de poesía sonora, donde también concurren lo escénico y lo visual, conformando una experiencia estética compleja y pulsional, que se propone trabajar en la frontera de la música y la poesía, sin llegar a la canción, ni tampoco a la poesía sonora pura u obra indescifrable.

Carmen Avendaño
(1976)

Cursó Estudios Multiculturales en la Universidad de la Ciénega de Michoacán. En Monterrey, México, obtuvo el Premio Estatal de poesía Alfredo Gracia Vicente y Premio de Crítica Joven de la Cineteca de N.L. e inició el proyecto El Árbol Ediciones (2002-2014) que en su última etapa se dedicó al fomento lector en cárceles. Formó parte de la revista Palabra Poesía, en Morelia. Es autora de los poemarios Más allá de la palabra cielo (2002), Madre Sol (2006), Adiós Rimbaud (2013), Nada significa nada (2019)En 2021 tradujo y editó el libro Fuera de la violencia hacia la poesía de Margaret Randall. Desde el 2017 dirige Ediciones Moneda (wwww.edicionesmoneda.com).

 

 

Carmen Avendaño presenta una poética de la experiencia, en sus palabras: “donde la escritura depende del habla y el habla de lo vital. Pero también lo vital toma forma al minuto de expresarse y se vuelve a moldear desde la toma de postura al escribir”.

En su transitar por Latinoamérica, las distintas maneras de hablar y de resistencia desde el lenguaje y su articulación en mundos particulares que diversifican una misma lengua dentro del continente, ha ido desarrollando cierto espacio propio, acogedor, que a la vez busca ser un lugar para otras personas, visiones, imaginarios.

En sus lecturas aparecen figuras como María Zambrano, María Sabina, Antonio Porchia, Alejandra Pizarnik, Irene Gruss, Margaret Randall, Carmen Berenguer, Elvira Hernández, Macedonio González, Guillermo Meléndez, Saul Ibargoyen y Violeta Parra, así como los probervios budistas japoneses y los landai de las mujeres afganas recogidos en El Suicidio y el Canto (trad. de Clara Janés). La música también es un referente a la ora de escribir y el cine del siglo pasado.

Los poemas que presenta en Registro de Poetas fueron escogidos por el azar, ya que pertenecen al libro Nada significa nada, cuya propuesta de lectura es equivalente a la caja de suertes del organillero. Para la autora, estos poemas son signficativos en tanto que los lectores pueden interpretar su propio tiempo desde la lectura del azar, en una especie de oráculo poético.




→  REGISTRO DE
        POETAS