OdP-blanco

REGISTRO DE
POETAS 

ROSABETTY MUÑOZ / FLORENCIA SMITHS / SOLEDAD FARIÑA / DANIELA CATRILEO / ALEJANDRA GONZÁLEZ CELIS / VICTORIA RAMÍREZ / LAS BICHAS, CAMILA SULLIVAN Y ARIEL INOSTROZA / GLORIA DÜNKLER / VERÓNICA JIMÉNEZ / JULIETA MARCHANT / CONSUELO MARTÍNEZ / CARMEN AVENDAÑO / ROXANA MIRANDA RUPAILAF / MACARENA URZÚA / DAMSI FIGUEROA / GLADYS GONZÁLEZ

Proyecto de experimentación poético-musical que busca fusionar ambas disciplinas en un repertorio que se inscribe como propuesta en la tradición de las vanguardias de música y de poesía sonora, donde también concurren lo escénico y lo visual, conformando una experiencia estética compleja y pulsional, que se propone trabajar en la frontera de la música y la poesía, sin llegar a la canción, ni tampoco a la poesía sonora pura u obra indescifrable.

Damsi Figueroa
(1976)

Es profesora de creación poética en la Universidad de Concepción y directora artística en Amukan, editorial itinerante. Ha publicado los libros de poesía Judith y Eleofonte (1995), Cartografía del éter (2003), De visita en la casa del caracol (2014) y Muerte Natural (2021). Actualmente trabaja en la creación del libro Poemonitos, cuaderno lúdico de poesía para niñes de todas las edades.




En cuanto a sus lecturas, destaca en un punto central a Gabriela Mistral, Violeta Parra y Vicente Huidobro. Federico García Lorca, la poeta cubana Georgina Herrera y Wislawa Szymborska conforman parte de sus lecturas recurrentes, junto a la poesía mapuche de Maribel Mora Curriao, Adriana Paredes Pinda y Bernardo Colipán. Voces como Rosabetty Muñoz, Alejandra Ziebrecht, Alexis Figueroa y Alejandra del Río representan también influencias importantes de poesía chilena.
Junto a sus lecturas, destaca la importancia de integrar las voces que hablan en la calle: “en las caletas de pescadores, en las ferias libres, los estudiantes, las voces de las niñas y les jóvenes. Y las voces de los fantasmas, las voces de la muerte y de los árboles, las voces de los pájaros”.

Su experiencia con la escritura se aleja del concepto de “producción literaria”. Prefiere no centrarse en cumplir con expectativas de resultados, tampoco en la generación de un producto. Abraza en el proceso de escritura como una acción sin tiempo, que le permita concentrarse en la experiencia de escribir desde el cuerpo más que desde lo cerebral. La vitalidad de la experiencia poética es central para la poeta y prefiere extenderla lo más posible. Intenta distanciarse de sus propias concepciones sobre la poesía. El ritmo y el silencio, se encuentran en el centro de su escritura.

Para Registro de Poetas presenta tres poemas de su último libro Muerte Natural, los que “representan distintas entradas al imaginario que trabajo en este libro: la genealogía, los recuerdos de la infancia, la construcción de una mirada niña y la muerte como un espacio habitable”.

→  REGISTRO DE
        POETAS