OdP-blanco

REGISTRO DE
POETAS 

ROSABETTY MUÑOZ / FLORENCIA SMITHS / SOLEDAD FARIÑA / DANIELA CATRILEO / ALEJANDRA GONZÁLEZ CELIS / VICTORIA RAMÍREZ / LAS BICHAS, CAMILA SULLIVAN Y ARIEL INOSTROZA / GLORIA DÜNKLER / VERÓNICA JIMÉNEZ / JULIETA MARCHANT / CONSUELO MARTÍNEZ / CARMEN AVENDAÑO / ROXANA MIRANDA RUPAILAF / MACARENA URZÚA / DAMSI FIGUEROA / GLADYS GONZÁLEZ

Proyecto de experimentación poético-musical que busca fusionar ambas disciplinas en un repertorio que se inscribe como propuesta en la tradición de las vanguardias de música y de poesía sonora, donde también concurren lo escénico y lo visual, conformando una experiencia estética compleja y pulsional, que se propone trabajar en la frontera de la música y la poesía, sin llegar a la canción, ni tampoco a la poesía sonora pura u obra indescifrable.

Julieta Marchant
(1985)

Es Licenciada en Literatura por la Universidad Diego Portales, magíster en Literatura por la Universidad de Chile y estudiante del Doctorado en Filosofía con mención en Estética y Teoría del Arte en la Universidad de Chile. Ha publicado Urdimbre (2009), Té de jazmín (2010), El nacimiento de la hebra (2015), Habla el oído (2017), Reclamar el derecho a decirlo todo (Pez Espiral, 2017; Jámpster eBooks, 2019) y En el lugar de la mano el ímpetu de un río (2020). Es co-directora de los sellos editoriales Cuadro de Tiza y Bisturí 10.

En sus lecturas se generan cruces, entre el pensamiento contemporáneo francés de autores como Blanchot, Nancy, Derrida y Quignard, poetas contemporáneas como Nadia Prado, Soledad Fariña, Lyn Hejinian, Inger Christensen y Anne Carson, filosofía alemana y narrativa híbrida. La poeta señala que sus lecturas varían y toman distintos matices, según avanzan sus proyectos de escritura y el momento vital en que se encuentra.

Suele escribir pensando la composición desde el concepto de montaje, intentando abrirse a la escucha de lo que cada texto requiere, poniendo énfasis en el trabajo al pensar la escritura, ya que cada escrito necesita un tiempo laborioso y dedicado de composición. Su poesía se caracteriza por el ímpetu del pensamiento y la reflexión en torno a la lengua materna, con una tendencia a la prosa y al verso largo, no desmesurado, sino concentrado con la disposición corporal y el sistema respiratorio, generando ciertas cadencias que se manifiestan en la versificación. Con los años ha profundizado en la vinculación entre intensidad y reflexión, entusiasmo y sobriedad, emoción y pensamiento, despolarizando estos conceptos desde la ideación y composición de los textos. En sus palabras: “yo vería lo que escribo más como momentos de esa composición que como unidades diferenciadas”.  

Para Registro de Poetas presenta un fragmento de En el lugar de la mano el ímpetu de un río, poema extenso entrelazado con la temática del duelo, la imposibilidad de comprender la muerte, la defensa de los cuerpos ante su caducidad.




→  REGISTRO DE
        POETAS