OdP-blanco

REGISTRO DE
POETAS 

ROSABETTY MUÑOZ / FLORENCIA SMITHS / SOLEDAD FARIÑA / DANIELA CATRILEO / ALEJANDRA GONZÁLEZ CELIS / VICTORIA RAMÍREZ / LAS BICHAS, CAMILA SULLIVAN Y ARIEL INOSTROZA / GLORIA DÜNKLER / VERÓNICA JIMÉNEZ / JULIETA MARCHANT / CONSUELO MARTÍNEZ / CARMEN AVENDAÑO / ROXANA MIRANDA RUPAILAF / MACARENA URZÚA / DAMSI FIGUEROA / GLADYS GONZÁLEZ

Proyecto de experimentación poético-musical que busca fusionar ambas disciplinas en un repertorio que se inscribe como propuesta en la tradición de las vanguardias de música y de poesía sonora, donde también concurren lo escénico y lo visual, conformando una experiencia estética compleja y pulsional, que se propone trabajar en la frontera de la música y la poesía, sin llegar a la canción, ni tampoco a la poesía sonora pura u obra indescifrable.

Las Bichas

EL colectivo Las Bichas (Camila Sullivan y Ariel Inostroza) surge como consecuencia natural de la publicación de Mapa Sensible (2018), libro ganador del premio Jóvenes Talentos, Balmaceda Arte Joven y Fundación Mustakis (2017). Su propuesta busca desenredar la voz cotidiana del paisaje de la población, como lugar del que surgen relatos comunes a partir de interacciones cotidianas, cuya abundancia y complejidad se ve a menudo reducida por la estigmatización o exotización de las clases dominantes. Para este fin, el colectivo se sirve de distintas estrategias de escritura, visualidad y medios audiovisuales; como la poesía, el diario, la escritura en prosa, la representación arquitectónica, el dibujo, la fotografía.

Durante su primera aparición, realizada en el actual espacio creativo KAOS de Fundación Mustakis, Mapa sensible se presentó a la vez como libro y como instalación. El colectivo trazó el plano de una media agua chilena en escala 1:1 sobre el piso del espacio, interviniendo esta residencia imaginaria con páginas del libro Mapa sensible, que colgaban desde el techo junto a otros objetos cotidianos, para ser leídas y extraídas por el público. Más tarde, la muestra itineraría por la Biblioteca de Santiago y la Galería Balmaceda Arte Joven Puerto Montt.

Las artistas señalan: “Trabajamos una poética que intenta habitar el espacio marginal, eso requiere parar la oreja y escuchar las situaciones que acontecen a la clase trabajadora, donde sus discursos y vidas son desestimadas e invisibilizadas. No queremos una poesía para los intelectuales, queremos una poesía sin rostro y sin autor, una maraña infinita de voces que gritan, una poesía que la entienda mi vecina porque también es parte de ella”.

Esta maraña de voces y discursos implica lidiar con el problema de la representación, lo cual es un motivo de escritura del colectivo; dar forma mediante la palabra a manifestaciones de sentimientos, deseos y acciones cotidianas que no tienen una materialidad determinada, búsqueda que se nutre de distintas exploraciones en formatos visuales, audiovisuales y espaciales, sumados a la investigación en torno a las políticas del habitar. 

En sus influencias, mencionan a Pedro Lemebel como un referente crucial de su escritura por la oralidad de su trabajo, a Cecilia Vicuña por su exploración de lo íntimo desde los materiales en el ejercicio de la acción plástica y Paz Errázuriz por su manera de habitar el espacio que busca representar mediante la observación aguda de un ojo entrenado. Camila Sullivan considera a Violeta Parra y Nicanor Parra como representantes de la exploración artística desde lo popular, junto a Juan Carreño, por nombrar a la comuna de La Pintana como un escenario de arte. Por otro lado, Ariel Inostroza señala a Clarice Lispector, por su escritura del diálogo interior expresado con gracia y liviandad, así como Cristina Peri Rossi en su ternura por el amor extraño. 

Para Registro de Poetas, Las Bichas han elegido comenzar con un texto de Lemebel, como una forma de situar el acto colectivo de la escritura, plasmando el no reconocimiento, el olvido, y el amor por una clase obrera como hilo conductor que traspasa las fronteras de la autoría. Continúan esta cita con un segundo texto de Camila Sullivan y un tercer trabajo de Ariel Inostroza, intercambiando las lecturas de sus escritos para traspasar de cuerpos sus voces, erigiendo en la dimensión visual un antimonumento de ropa usada que relata visualmente la textura y el colorido de la sabiduría del sobrevivir con poco, construyendo desde lo marginal una trinchera amorosa, un homenaje a la resistencia.

 




→  REGISTRO DE
        POETAS